20130812

ADVERSIDADES

En la vida de toda persona siempre habrán momentos hermosos y momentos feos, problemas fáciles y problemas difíciles, emociones tristes y emociones alegres. Desearíamos que la vida fuese sólo color de rosas, pero, lamentablemente, la rosa también tiene espinas; por lo tanto, si quieres tener la rosa, debes estar dispuesto a aceptar sus espinas.
Hay personas que se angustian y se desesperan ante un problema porque no le encuentran solución y, a raíz de esto, muchas veces toman caminos equivocados. Recuerda que todo problema tiene solución y que si no la tuviera simplemente no sería problema. Por lo tanto, lo que hay que hacer es detenerse a analizar paso a paso el problema e ir anotando por escrito los pros y los contras, las ventajas y las desventajas y todas las posibles soluciones. Y luego, tomar aquella salida que te ofrezca mas ventajas o que tenga menos desventajas.Un elemento que nunca debe faltar a la hora de enfrentar una situación adversa es la fe en el Creador. Él es el creador de este universo y quien está en control de todo lo que sucede. Por lo tanto, nada puede sucederte si no es su voluntad, ya que ni una hoja de un árbol cae si Él no lo permite. Y si es así, es porque en ello hay un propósito. Por eso, en vez de preguntarle: ¿Por qué me pasa a mí ésto? pregúntale: ¿Para qué me pasa a mí ésto?.Los ciclos de la vida nos hacen pasar por momentos buenos y malos. Por lo mismo, hay períodos en que parece que todo se viene abajo. Las cosas empiezan a salir mal y se pierde la motivación para seguir adelante. En esos instantes de oscuridad, ni las palabras de los sabios, ni los consejos de los amigos parecen surtir efecto. Es un proceso para vivir, dejando que pase por encima de uno y rogar por que este no termine por aplastarnos y destruirnos.
Pensar que es un túnel del que se va a salir, hace que el túnel sea más largo, sentir que es una noche que llegará a su fin, la convierte en una noche de desvelos. Pensar que otros lo pasan peor, sólo aumenta la sensibilidad al dolor.
¿Que hacer entonces cuando llegan esos momentos de adversidades?
Al parecer no hay receta, pero una alternativa es la evasión, lo que muchas veces sólo hace caer en un pozo más profundo. Otra alternativa es la introspección, para lo cual no siempre estamos preparados. Sin embargo estos momentos son de gran fuerza para aprender las lecciones de la vida. Es aquí ,en donde se producen las transformaciones. Nadie puede salir sin heridas, ni nada será igual después, pero de aquí sale la fuerza para seguir adelante. Es esa la clave para superar esas etapas difíciles, saber que como todo cambia, no se podrá volver nunca a la situación original y quizás no salgamos jamás del túnel. Hay que ensanchar ese túnel, hasta que sus paredes se confundan nuevamente con el infinito,como lo hace el Ave Fénix, renaciendo desde sus cenizas, por que aún así, la vida sigue siendo maravillosa y vale la pena vivirla a pesar de sus espinas.